¿Usar gafas premontadas es un riesgo para mi salud visual? No, y te contamos por qué

Compartir:

En Clínica Oftalmológica en Sevilla Cartuja Visión somos consientes del debate que hay en torno a usar gafas premontadas: si es una buena opción o no, si este tipo de gafas son de calidad o no lo son, si podemos correr riesgos visuales recurriendo a ellas… Queremos darles a nuestros clientes nuestra visión, nunca mejor dicho, sobre este debate y sobre por qué decimos sí a usar gafas premontadas, sabiendo previamente quienes pueden utilizarlas y siempre -siempre -conociendo previamente el diagnóstico de un oftalmólogo para que sepamos cuál es nuestra graduación y nuestro problema visual. Porque, tal y como recalca el Doctor Jesús Montero: “unas gafas sirven para ver, no son un examen oftalmológico ni lo excluye. En ningún caso usar unas gafas premontadas para ver de cerca y ningunas otras gafas es un sustituto. Ver bien no es sinónimo de salud visual”. Dicho esto, nos adentramos a conocer esta asequible herramienta visual.

¿Quién puede usar gafas premontadas?

Las personas que necesitan ver de cerca, no tienen importantes problemas visuales y no necesitan gafas para ver de lejos.  Son especialmente interesantes y asequibles para las personas que tienen presbicia, la “anomalía o defecto del ojo que consiste en la imposibilidad de ver con claridad los objetos próximos y que se debe a la rigidez del cristalino”. Una anomalía, que no enfermedad, que tendremos todos a partir de los cuarenta años. Recalcamos que no es una enfermedad, sino tal y como nos explica el Doctor Jesús Montero: “una consecuencia de la vida. Es un problema natural, como la vejez”. De ahí que veamos tan interesante que haya opciones como las gafas premontadas, que son una forma de tener recursos asequibles a un problema común.

También, por ejemplo, personas que se han operado de cataratas con lentes intraoculares que tienen una buena visión de lejos y ahora quieren unas gafas para ver de cerca. Pues, salvo que tenga un astigmatismo significativo (a partir de 1 dioptría) estas gafas le van a resolver el problema.

Por tanto, si no tienes problemas visuales importantes, usar gafas premontadas es adecuado para ti. Por supuesto hay unas gafas de mayor o menor calidad, pero entre esa mayor y menor calidad no hay riesgos para tu salud visual. Para una importante parte de la población que no necesita de un tratamiento oftalmológico concreto, puede beneficiarse de las ventajas de usar gafas premontadas. Las más destacadas son:

Ventajas de las gafas premontadas

-Funcionan bien, dando una calidad visual aceptable. La diferencia que tienen con las gafas normales es que las gafas al ser premontadas tienen el centro óptico en un lugar concreto, pero no es un problema importante por ejemplo cuando hablamos de tener 2 0 3 dioptrías. Si tienes 12, entonces sí te decimos que estas gafas no son para ti. Evidentemente sabemos que la calidad puede variar, pero hacemos hincapié en que entre una de mayor y menor calidad no existen riesgos de que nuestra salud visual se vea afectada, usar gafas premontadas no provoca ningún tipo de enfermedad ni problema visual. Otro asunto es que la calidad pueda ser mejorable, pero con estas gafas se ve lo suficiente como para resolver la vida habitual. 

-Son económicas y podemos tener varias. Gracias a su asequible precio podemos cuidarlas sin agobiarnos en el camino. A su vez, podemos tener varias, una en el coche, una en el ordenador, otra en casa, otra en el trabajo… y así no estar todo el día paseando las gafas de un lado para otro. E igualmente, si eres una persona coqueta que le gusta ir a la moda, también puedes tener varias de distintos colores y fascinar a tu entorno con una colorida y variada gama. Todo lo que sean herramientas que nos permitan ver a bajo costo, pues es mejor que ver mejor a alto costo, ya que estamos hablando de una herramienta que se utiliza de forma masiva.

 “Las gafas sirven para ver, no son un examen oftalmológico ni lo excluyen”

“Unas gafas sirven para ver, no son un examen oftalmológico ni lo excluye. En ningún caso usar unas gafas premontadas para ver de cerca es un sustituto porque ver bien no es sinónimo de salud visual”, comenta el Doctor Jesús Montero. “El examen oftalmológico es el que determina si tenemos un problema visual o no y si las gafas son el tratamiento, como cuando te duele la cabeza y te tomas una aspirina. No estamos entrando en por qué te duele la cabeza, si es por estrés o por un tumor cerebral, sino un síntoma: “no veo de cerca me pongo unas gafas de cerca”. Eso no significa que hayamos resulto nada”. No excluye la necesidad de tener revisiones oftalmológicas periódicas que descubran patologías que pueden estar silentes. “Un ojo enfermo puede ver perfectamente bien y estar enfermo”. Porque existen patologías que están pero no las identificamos, la sensación de salud y de ver bien es falsa. La sensación de bienestar no es garantía de bienestar”.

Todas las personas tenemos que hacernos revisiones visuales, su periodicidad variará según la carga genética, los elementos de vida agresivos a los que estemos expuestos (radiaciones, tóxicos…), otras patologías concomitantes (no es lo mismo ser diabético que no). “Dependiendo de los elementos internos o externos tu periodicidad variará, y sobre todo la carga genética”, cierra Montero.

En este sentido, en Clínica Oftalmológica Cartuja Visión nuestros expertos en oftalmología te orientan sobre tu salud visual y según cuál sea tu situación la temporalidad con la que tendrás que acudir a revisiones periódicas con el oftalmólogo. Estamos en el centro de Sevilla. Si quieres pedir cita para hablar con nosotros, puedes contactar vía email o telefónica con nuestra clínica de oftalmología en Sevilla.

clinica-oftalmologia-en-sevilla