¿Qué es el Síndrome del Ojo Seco?

Compartir:

El Síndrome del Ojo Seco (SOS), también conocido como Sequedad ocular o Disfunción Lagrimal, es la causa por la que acuden al oftalmólogo un 30% de los pacientes. Afecta hasta un 30% de la población mayor de 50 años, provocando un importante impacto en la calidad de vida de la persona. Síntomas como: molestias oculares, alteraciones visuales y un daño potencial sobre la superficie ocular (aumento de la osmolaridad lagrimal o inflamación en la superficie ocular), pueden aparecer con este síndrome.

Definición del Síndrome del Ojo Seco y niveles de afección

En 2007 el grupo de trabajo DEWS consensuó la siguiente definición: La Disfunción Lagrimal es una enfermedad multifactorial de la lágrima y de la superficie ocular que produce síntomas de disconfort, alteración visual, inestabilidad de la película lagrimal, aumento de la osmolaridad de la lágrima e inflamación de la superficie ocular como unidad funcional.

Puede ser un síndrome :

  • intermitente (trabajo con ordenador, actividades al aire libre…)
  • crónico (continuo, con cualquier actividad)
  • Se puede clasificar en Leve, Moderado o Grave en función de la afectación de la superficie ocular.

Síntomas y Signos del Síndrome del Ojo Seco

  • Enrojecimiento ocular
  • Sensación de arenilla y cuerpo extraño
  • Ardor/Escozor/Picor
  • Lagrimeo: mecanismo de defensa del ojo en casos de sequedad evaporativa
  • Cansancio y pesadez en los ojos
  • Sensibilidad a la luz
  • Escamas y costras en los párpados si hay alteración de los párpados y sequedad evaporativa
  • Enrojecimiento del margen de los párpados
  • Visión borrosa fluctuante transitoria

Consecuencias para la persona que sufre sequedad ocular

  • Alteración de la calidad de la visión y de la sensibilidad al contraste que puede afectar a la lectura, uso de ordenadores, TV, conducción, trabajo.
  • Porcentaje de paciente que reportan interferencias con funciones de la vida diaria: en la conducción nocturna (32,3%), en la lectura (27,5%) , trabajo con ordenador (25,7%) y ver la televisión (17,9%).
  • Intolerancia a las lentes de contacto.
  • Mayor riesgo de infecciones oculares.
  • Riesgo de alterar la cicatrización en las cirugías oculares.
  • Incremento de bajas laborales y disminución del rendimiento.

 Factores de Riesgo 

  • Menopausia: Los cambios hormonales favorecen la sequedad de las mucosas.
  • Tratamientos Hormonales: anticonceptivos.
  • Trasplantes Médula Ósea/ Cáncer: las células trasplantadas injerto atacan algunos tejidos del huésped como las glándulas lagrimales, o por los efectos secundarios de la radio y quimioterapia.
  • Déficit de Grasas Esenciales (Omega 3), altera la secreción de las Glándulas de Meibomio.
  • Ambientes con baja humedad.
  • Uso de pantallas de visualización: falta de parpadeo.
  • Lentillas
  • Cirugía Ocular: Refractiva, catarata…

El síndrome del ojo seco relacionado con el uso de las pantallas (ordenadores, móviles, tablets)

El hecho de que sintamos incomodidad en nuestros ojos no es por las pantallas, aunque relacionemos los síntomas con este elemento. ¿Y por qué aparecen los síntomas cuando las usamos? “Porque lo que la pantalla hace es detectarte el problema que tú ya tenías”, pero no te lo provoca ni te lo agrava, especifíca el oftalmólogo Jesús Montero. El origen de esas molestias se relaciona con otras razones, entre ellas la presencia del Síndrome del Ojo Seco. Se explica de la siguiente manera:

Cuando fijamos la mirada -la atención, parpadeamos menos veces y se nos seca el ojo, nos molesta y se nos irrita. Esto provoca dolores de cabeza, fatiga visual… Es importante ser conscientes de esta disminución en la frecuencia de parpadeos con el uso de las pantallas y todo lo que tenga que ver con fijar la atención a través de los ojos para, además de usar unas lágrimas artificiales adecuadas, acostumbrarnos a incrementar el número de parpadeos en estas situaciones. Al principio costará, habrá que prestar mucha atención para hacerlo. Pero después, tras el la integración de esta rutina, el incremento del pestañeo será automático.

Tratamientos del ojo seco

En primer lugar, “dedicar unos minutos a explicar la enfermedad“, como indica el oftalmólogo, Dr. Jesús Montero de Clínica Oftalmológica Cartuja Visión.

Lo más aconsejable es utilizar unas lágrimas artificiales adecuadas a cada ojo. Nuestra recomendación es acudir al oftalmólogo si reconocemos cualquiera de estos síntomas para que sea el profesional el que nos indique cuáles son las recomendadas para nuestro caso.