las pantallas de ordenador no son nocivas

Pantallas protectoras para la vista ¿sirven o es un nuevo nicho de mercado?

Compartir:

Estamos un contexto en el que vivimos rodeados de pantallas y pasamos, unos más que otros, horas y horas delante de ellas, bien por trabajo bien por placer. Fruto de esta realidad, las pantallas protectoras para la vista (adaptadas a ordenadores, tabletas y móviles) y los cristales especiales para las gafas están siendo algunos de los productos estrella a la venta en tiendas y ópticas bajo el lema: “prevenir los daños que causan las pantallas en nuestros ojos”. Pero, ¿realmente las pantallas dañan nuestros ojos o se está utilizando esta afirmación para vender necesidades y con ellas productos? Para responder a esta y otras preguntas, entrevistamos a Jesús Montero, Oftalmólogo de Cartuja Visión, Clínica Oftalmológica en Sevilla.

“Las pantallas no tienen ningún elemento nocivo”

“Antes de comprar pantallas protectoras para la vista o cualquier otro tipo de protección frente a las pantallas, las personas deberían saber si sus ojos lo necesitan”, comenta Jesús Montero al inicio de la entrevista. A lo que nace la pregunta: “¿Y qué ojos podrían necesitarla”?. Responde con claridad: “Ninguno, porque las pantallas no tienen ningún elemento nocivo, no dañan nuestros ojos”. Una información avalada “por investigaciones que ya lo demostraron hace más de quince años”

La luminosidad de las pantallas no tiene ningún elemento nocivo para nuestros ojos, lo que simplemente emiten es luz visible, no dañina. “Si emitiera algún elemento nocivo, Industria obligaría a poner una advertencia”  Entonces, ¿por qué sentimos malestar, fatiga visual o irritación en nuestros ojos ojos cuando usamos las pantallas? Sigue leyendo.

¿Por qué sentimos nuestros ojos irritados o cansados frente a las pantallas?

El hecho de que sintamos incomodidad en nuestros ojos no es por las pantallas, aunque relacionemos síntomas con este elemento. ¿Y por qué aparecen cuando las usamos? “Porque lo que la pantalla hace es detectarte el problema que tú ya tenías”, pero no te lo provoca ni te lo agrava. El origen de esas molestias está en otras razones:

  • Nos ponemos un sitio en el que tenemos mucho contraste de luz y deslumbramiento. Por ejemplo, estamos delante de una ventana o las luces están ubicadas de una forma que nos deslumbra, entonces nos molestan los ojos porque hay cambios de luminosidad.
  • Tenemos un defecto refractivo: miopía, astigmatismo… Ese esfuerzo nos cansa y puede producir fatiga visual y dolor de cabeza. Síntomas que también aparecen porque no tengas correctamente graduadas las gafas y necesites volver a graduar tu visión.  Conclusión: ante estos defectos refractados no nos puede proteger ninguna pantalla, sino unas gafas que corrijan el defecto que nos permitirán dejar de hacer ese esfuerzo añadido, y por tanto nos recuperaremos.
  • El síndrome de los ojos secos. Cuando fijas la mirada parpadeas menos veces y el ojos se seca seca.  Cuando fijamos la atención se nos seca el ojo, nos molesta y se nos irrita. Esto provoca dolores de cabeza, fatiga visual… Porque frente a las pantallas (como cuando miramos a la persona amada o la que nos está contando algo que nos es de interés), disminuye nuestro número de parpadeos. Es importante ser conscientes de ello para que, además de usar unas lágrimas artificiales adecuadas, te acostumbres a aumentar el número de parpadeos cuando trabajes o estés con pantallas. Al principio tendrás que prestar mucha atención para hacerlo, después, como todo proceso de adaptación de una rutina a nuestras vidas, te saldrá automático. Si tu ojo es seco es importante que acudas al oftalmólogo para que te recomiende las gotas adecuadas a tu ojo.

En conclusión: ninguno de los síntomas que relacionamos con el uso de las pantallas lo producen las pantallas. Y por tanto, “ningunas pantallas protectoras para la vista, filtro o cristal especial para nuestras gafas, va a solucionar estos síntomas porque no protegen de nada”. Quizá estás gastando o pensando en gastar dinero en un producto que no necesitas porque no es necesario, y que puedes invertir bien en el problema real, bien en tomarte un día de cena y cine.

En Cartuja Visión queremos reorientar el conocimiento que se está ofreciendo y vendiendo sobre las pantallas. Éstas no te dañan, sino que ponen evidencia tus molestias o síntomas cuyo origen está en otro lugar y también sus soluciones: reorientar la pantalla, unas gafas, revisar tu visión, unas lágrimas artificiales…  Te animamos a que, si tienes algún tipo de molestia relacionada con tus ojos, pidas cita con nosotros o con tu Oftalmólogo para que puedas conocer el verdadero origen de tus molestias en tus ojos y te ofrezcamos-siempre que lo necesites- las respuestas y soluciones adecuadas.

Contacto de Cartuja Visión, Clínica Oftalmológica en Sevilla. 

Contacto Cartuja Visión