Los ojos más allá de su función fisiológica

Compartir:

¿Qué tienen en común el artista Salvador Dalí, el poeta Miguel de Unamuno, la pintora Margaret Keane, el grupo de música Los Rodríguez, el personaje Argos Panoptes de la mitología griega y el cineasta Tim Burton? Todos ellos son solo algunos de los ejemplos de representantes en el mundo del arte que han cantado, pintado, grabado, representado o recitado inspirados en los ojos, mirando más allá de su función fisiológica.

Y es que los ojos no son solo los órganos visuales que detectan la luz y la convierten en impulsos electroquímicos que viajan a través de las neuronas, como nos describen los diccionarios y documentos científico-técnicos. También han sido y son fuente de inspiración a la creación artística, la vía para la contemplación de la belleza de lo humano y la comprensión de todo lo que rodea al ser de la persona y el mundo, los que expresan el alma al exterior…  Así lo recitaba Miguel de Unamuno en uno de sus afamados poemas:

“Hay ojos que miran, –hay ojos que sueñan, / hay ojos que llaman, /-hay ojos que esperan, / hay ojos que ríen -risa placentera, / hay ojos que lloran -con llanto de pena, / unos hacia adentro -otros hacia fuera”.

A la cita de ejemplos de los ojos vistos más allá de su fisionomía por el mundo del arte, no podía faltar el gran Salvador Dalí, alma del surrealismo. Ejemplo de su interés e inspiración de los ojos, la escena que diseñó para la película Recuerda, de Hitchcock, gran admirador del trabajo de Dalí, un genio explicando el sueño.

Otro ejemplo nos lleva a la mitología griega con la historia de Argos Panoptes, un gigante hijo de Hera que poseía mil ojos. Apreciado a la par que temido ya que podía tener a la vez ojos abiertos vigilantes y ojos cerrados transitando los placenteros mundos de la fase rem del sueño.

ojos fisiologia

Más relatos artísticos de los ojos los encontramos en la obra cinematográfica de Tim Burton y la artística de Margaret Kane. En la película Big Eyes, Burton homenajeó la obra de Margaret Keane, que pintaba en los años 60 cuadros con niños de ojos grandes -tristes, pero que nunca llegaban a llorar- que se convertirían en tendencia. Su obra fue invisibilizada y él quiso rescatarla, con gran éxito en crítica y público. ¿Por qué invisibilizaba? Porque “¿quién va a comprar los cuadros de una mujer?”, decía Walter, su marido, quien firmaba y se apropiaba de sus cuadros.

margaret kane

En este vídeo Tim Burton explica por qué quiso contar su relato y rendirle homenaje, además de las sensaciones que sentía apreciando la obra de Margaret Keane.

A

 

Sobre los ojos cantaron grupos inmortales como Los Rodríguez o Duncan Dhu, entre tantos otros. No hay más que poner en Google algún juego de palabra del estilo “canciones ojos” para que salga una lista de decenas de oportunidades con las que escuchar canciones sobre los ojos, y concretamente sobre los ojos de quienes los llevan (¡para cuánta inspiración da el amor y desamor!).

Hay tantos relatos en el arte en relación a los ojos más allá de su fisiología. Os invitamos a curiosear en este tema, o pensar un poco en ejemplos que sumar a este artículo. Por ejemplo, mientras nosotros redactábamos este artículo hemos descubierto la obra del irlandés “Eoín”, quien pinta increíbles ojos en lugares aislados, aprovechando los propios recursos que encuentra.

obra arte Eoín

 

ojos eoín