historia gafas

De la necesidad a la moda. La historia de las gafas graduadas

Compartir:

Las gafas graduadas nacen para corregir los defectos refractivos. Ahora, al igual que las gafas de sol, se han convertido, además de en una herramienta útil, en un complemento estético y de moda. Y es que, como todo, las gafas tienen su propia historia. Y es que, como todo, ¡las gafas tienen su propia historia!

La historia de las gafas

Las gafas llevan en la historia más de lo que a priori podríamos imaginar. Por tanto, no tienen nada que ver las primeras gafas con las de nuestros abuelos o las que llevamos, con tanto estilo y abanderamiento, en la actualidad.

Roma y las primeras lentes. Como muchas otras de nuestras claves históricas, las primeras lentes de las que se tiene contacto se remontan a Roma. El emperador Nerón era miope. Cuentan sus escritos que para ver las peleas de los gladiadores lo hacía a través de una piedra esmeralda moldeada en forma de luna cóncava. Por su parte, Cicerón no gustaba de que le leyeran los escritos. Quería hacerlo por él mismo.

Las “piedras de lectura” en la Edad Media. ¡Y qué preciosas piedras! Gracias a los métodos descubiertos para tallar el cristal, pudieron crear a estas antecesoras de las lupas y las lentes correctivas.

Roger Bacon, el “padre de las gafas graduadas (1249).  Se dice que fue el que talló las primeras lentas en forma de lentejas; “padre” de las gafas graduadas. Si bien, es algo que se dice entre comillas porque no está fehacientemente claro. Si bien, sí de él son las primeras palabras que relacionaban las gafas con el bienestar, con la mejoría que producía en las personas que las utilizaban, haciendo los objetos de mayor tamaño y grosor: “Debería ser muy útil para personas ancianas y aquellas que tienen los ojos débiles, pues ellas pueden ver así las pequeñas letras con grandor suficiente”.

Un invento nacido en Venecia (XIII-XIV) Alejandro della Spina, otro “padre” de las gafas (1312). Otra de las personas a las que se les atribuye el invento de las gafas es el monje franciscano Alejandro della Spina. El primero en contar el secreto de cómo se fabricaban las lentes graduadas, que hasta entonces fabricaba para las personas de su entorno y más allegadas. De aquí nace la idea de que las gafas nacen entre finales del siglo XIII y principios del XIV en Venecia, a las manos de unos monjes que en su monasterio aprendieron la talla del vidrio a la perfección gracias a las técnicas de los artesanos venecianos.

Primer cuadro de una persona con gafas. En 1352, aparece en el primer cuadro en la Iglesia de San Nicolás de Trevisa.

Sendos documentos en el siglo SXIV.  En este siglo, personajes tan famosos como Petrarca, dan fe del uso de los anteojos o gafas por personajes.

Las lentes cóncavas. A propuesta del visionario alemán Nicolás de Cusa, en 1451 comenzaron a probarse las lentes cóncavas que, más delgadas en el centro que en los bordes, permitían ver de lejos.

¿Y cómo sujetamos las lentes? ¡La llegada de las varillas! No fue hasta principios del siglo XVIII cuando llegaron las varillas para sujetar detrás de las orejas el peso de las lentes. Qué descanso para las manos, ¿cierto?

Vidrio y plástico. En la Segunda Revolución Industrial se comenzó a combinar materiales como el vidrio y el plástico, primer paso para las lentes sintéticas (tal y como las conocemos hoy).

Primeras gafas bifocales. En 1760, Benjamin Franklin encargó sus gafas bifocales. “Sus” no, ¡las primeras! Hasta entonces las gafas corregían solo un defecto refractivo, la miopía o la hipermetropía.

El Papa Leo X fue uno de los primeros personajes en utilizar gafas.

La moda de las gafas

Como comentábamos al inicio de este artículo, actualmente las gafas graduadas ya no son solo una herramienta apta para equilibrar defectos refractivos.  Ahora las gafas graduadas, al igual que las gafas de sol, se han convertido además de en una herramienta útil, en una moda.  Incluso muchas personas, sin necesidad de llevar gafas, las llevan por ser un mero complemento estético. Ejemplo de ello es la genial presentadora, cómica y actriz Ana Morgade.  Otro ejemplo es cómo desde el sector de la moda comentan: “Alerta tendencia, todo el mundo lleva gafas a lo Steve Urkel” 

historia de las gafas

 

Para los que quieren y no quieren seguir la moda de las gafas graduadas

¿Posibilidades ante los defectos refractivos? Cirugía láser para corregir los defectos refractivos ¡y usar gafas graduadas monísimas!

Te recomendamos que leas nuestros artículos:

¿Cuándo necesitamos una revisión oftalmológica?

¿Usar gafas premontadas es un riesgo para mi salud visual?

Los síntomas de la miopía. ¡Y las ventajas de ser miope “perdío”!

El astigmatismo, el gran desconocido entre los defectos ópticos.

Revisión ocular en niños. ¿Por qué y cuándo planteársela?

Revisar la visión de los niños, tarea para la vuelta al cole.