allergy-1738191_640

Conjuntivitis alérgica: Consejos para personas alérgicas al polen

Compartir:

Con la llegada de la primavera, además del buen tiempo que invita a disfrutar de la calle, el sol y los paseos, las personas alérgicas comienzan a sufrir los síntomas de la alergia al polen, ya que los índices de polen en esta estación aumentan. Uno de los síntomas de esta alergia es la conjuntivitis alérgica que, como en toda alergia, provoca picor e inflamación en los ojos. En este artículo vamos a conocer de forma sencilla qué es la conjuntivitis alérgica y qué pautas se aconseja que las personas alérgicas al polen sigan para disminuir la exposición a este alergeno.

La conjuntivitis alérgica: ¡me pican los ojos y los tengo inflamados!

La conjuntivitis alérgica se produce cuando los ojos se exponen a los alergenos, el polen y otros como el polvo, el moho, el pelo de las mascotas, productos químicos, cambios de temperatura e intensidad de la luz solar; entre otros elementos. Con esta exposición, el cuerpo libera histamina, la sustancia que provoca la hinchazón de la conjuntiva (la capa transparente de tejido que recubre los párpados y la esclerótica del ojo). Como consecuencia, los ojos se inflaman y pican. Esta alergia puede ir acompañada por otros síntomas, como afección en la mucosa nasal y pulmonar o asma; entre otros.

Conjuntivitis alérgica por alergia al polen

Los síntomas de la alergia al polen de olivo o de la graminia se dan en la época de polinización. En muchas ocasiones, se alargan porque el polen, según el tipo, permanece más o menos tiempos en el ambiente. En el caso de la graminia, la época de polinización es de febrero a junio. Dependerá de la zona geográfica el nivel de polinización (hay mapas que indican por zonas los niveles). También influirá el tiempo. Más en primavera, que el tiempo es tan cambiante. Cuando llueve, el polen tira a tierra y difícilmente al día siguiente va a polinizar. En cambio, si hace sol sabemos que al día siguiente habrá un nivel más alto de polen. Y cuando hay viento se reparte mucho más porque el polen es un buen viajero, pudiendo viajar cuando sopla el aire hasta 500 kilómetros. En mayo es muy característico que viaje el polen de los olivos. Si no llueve en mayo o junio, ese polen se queda en la atmósfera, presentando unos síntomas más elevados la persona alérgica.

Diagnóstico y Tratamiento para la conjuntivitis alérgica

Como dice el Doctor Jesús Montero, oftalmólogo de Clínica Cartuja Visión: “Todo lo que pica en los ojos no es alergia, pero todas las alergias pican”. Porque lo importante ante todo es saber si somos y a qué somos alérgicos. No podemos controlar cuándo va a darse porque no podemos controlar el alergeno (en el siguiente apartado veremos algunos consejos para disminuir la exposición al polen), pero sabiendo esto, las personas afectadas por conjuntivitis alérgica podrán contar con una medicación adecuada a su tipo de alergia y sintomatología. La medicación no cura, sino que está encaminada a estabilizar y aliviar los síntomas. Vacunas y gotas, inmunosupresores, entre los tratamientos más comunes.

Consejos para aliviar los síntomas de la conjuntivitis alérgica

Además del tratamiento adecuado, podemos:

-Aplica compresas frías en los ojos. No recomendamos el tradicional método de poner manzanilla en los ojos.

-Usar gotas lubricantes en los ojos. Son unas aliadas muy efectivas. Asimismo, las gotas antiinflamatorias o antihistamínicas también son grandes compañeras.

Consejos para pacientes alérgicos al polen

Como comentamos, los síntomas de la alergia aparecen con la exposición al alergeno. Para casos concretos de alergia al polen, se dan pautas de recomendaciones, que sirven no para curar pero sí para controlar en la medida de nuestras posibilidades una exposición mayor. Estos son algunos de los consejos:

-Conozca los pólenes a los que es alérgico y su época de polinización.

-Evite entrar en contacto con el polen: aprenda a reconocer las plantas de los lugares que frecuente.

-Como medida general, deberá evitar la estancia prolongada y la actividad física innecesaria en parques, jardines y zonas de arbolado, intentando permanecer el mayor tiempo posible en interiores limpios, sobre todo cuando haya mucho viento.

-Reduzca las actividades de esfuerzo y el deporte al aire libre al amanecer (emisión de pólenes) y al atardecer (al enfriarse el aire, desciende el polen desde las capas altas de la atmósfera).

-Evite cortar el césped o tumbarse en él si es alérgico a gramíneas.

-Utilice gafas de sol si se producen molestias en los ojos y use mascarilla cuando no pueda evitar exponerse al polen.

-Viaje con las ventanillas del coche cerradas y ponga filtros especiales en el sistema de aire acondicionado. Evite montar en moto o bici, pero si debe hacerlo utilice casco integral cerrado.

Tenga en cuenta el clima

-Conozca las previsiones de los niveles de polen a través de los medios de comunicación, internet (www.polenes.com) o aplicaciones para smartphones.

-Los días ventosos, secos y soleados y los momentos previos a las tormentas, permanezca el mayor tiempo posible dentro de casa, pues la concentración de polen es mayor. Con la lluvia, el nivel de pólenes en suspensión dessciente, aunque posteriormente puede alcanzar niveles más altos.

-Viajar a zonas de playa puede mejorar los síntomas alérgicos.

Tome precauciones en casa

-Mantenga las puertas y ventanas de su casa cerradas fuera de las horas de sol.

-Utilice aire acondicionado con filtros. También es recomendable realizar pulverizaciones de agua antes de acostarse.

-No barra, utilice el aspirador, limpie el polvo con bayeta húmeda y no seque la ropa en el exterior, pues el polen se acumula en ella.

-Lave y pele frutas y verduras antes de su consumo.

 

Consejos del Doctor Albert Roger, Director Unidad de Alergia del Hospital Universitario Germans Trias i Pujol, Badalona (Barcelona).